Home News Mary Martin de Toronto ayudó a defender a las leyendas de la...

Mary Martin de Toronto ayudó a defender a las leyendas de la música canadiense antes de que fueran famosas

4
0
Mary Martin de Toronto ayudó a defender a las leyendas de la música canadiense antes de que fueran famosas
ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab

Es muy posible que Leonard Cohen and the Band hayan llegado al Salón de la Fama de la Música Canadiense en cualquier caso, dado su talento, pero incluso los mejores artistas tienen que conectarse con las personas adecuadas al comienzo de sus carreras para poder despegar.

Ahí es donde entra en escena Mary Martin, de Toronto. Martin murió a los 85 años la semana pasada por causas desconocidas en Nashville, donde pasó la última mitad de su vida. Su muerte, el 4 de julio, fue anunciada por el Salón de la Fama de la Música Country, que le había otorgado un honor anual de la industria musical en 2009.

“Una y otra vez, Mary Martin descubrió grandes talentos y elevó sus carreras. Dylan & the Band, Van Morrison, Rodney Crowell, Vince Gill, Emmylou Harris y Keith Urban son sólo algunos de los artistas a los que ayudó”, afirmó Kyle Young, director ejecutivo del Salón de la Fama de la Música Country, en un comunicado. “La infalible sensibilidad de Mary para las canciones y los artistas era legendaria”.

Crowell, en una publicación de audio en Instagram, la elogió como “una de las grandes mentes musicales, alguien que hizo mucho por todos nosotros a lo largo del camino”.

“Ella me controló cuando yo era más inmanejable, pero yo la amaba. Era muy inteligente”.

‘Me bajé del autobús con 60 dólares’

El legado de Martin, ganador del premio Grammy, en roles de manager, artista y repertorio a lo largo de las décadas, fue el de iniciativa y empuje en una industria musical dominada por hombres, además de estar en el lugar correcto en el momento correcto.

La primera década de su vida después de asistir al Havergal College, un colegio sólo para mujeres en Toronto, como relataría a lo largo de los años, fue una época de altibajos. Intentó cursar estudios superiores tanto en la Universidad de Columbia Británica como en la que hoy se conoce como la Universidad Metropolitana de Toronto, así como también tuvo trabajos que iban desde camarera hasta administrativos en una compañía de seguros.

MIRA l Martin explica la ahora legendaria unión de Dylan, the Band en 2015:

Su amor por la música encendió sus pasiones, y contó al Toronto Star que en 2000 vio al grupo que se convertiría en The Band tocando en las tabernas que salpicaban la naciente escena de rock ‘n’ roll de la ciudad, cerca de la intersección de Yonge y Dundas.

“Esos chicos hablaban entre ellos musicalmente”, le dijo a John Goddard del Star. “Eran la mejor banda que habíamos escuchado jamás”.

En 1963 decidió probar suerte profesionalmente en la ciudad de Nueva York y consiguió un trabajo en la oficina de Albert Grossman, entonces representante de algunos de los artistas más importantes de la música folk, entre ellos Peter, Paul and Mary y Bob Dylan.

“Me bajé del autobús con 60 dólares”, dijo al periódico Tennessean en 1985, recitando el número de teléfono de la oficina de Grossman todos esos años después.

Dylan finalmente comenzó a irritarse por las restricciones de tocar solo en acústico y en solitario. En 1965, actuó con varios músicos en el Newport Folk Festival en Rhode Island, un evento al que asistió Martin que generó controversia entre muchos fanáticos.

Martin recordó al grupo que vio en Toronto, entonces conocido como los Hawks.

La historia del origen del grupo fue impulsada por el estridente artista estadounidense Ronnie Hawkins, quien comenzó a tocar en bares de Ontario en la década de 1950, eventualmente con su compatriota nativo de Arkansas Levon Helm en su banda.

MIRA l Robbie Robertson (1943-2023) en sus propias palabras:

Robbie Robertson en sus propias palabras

Del archivo de CBC | El legendario músico canadiense Robbie Robertson reflexiona sobre su carrera y su oficio como compositor. Robertson murió el miércoles a los 80 años.

Robbie Robertson, un joven de 16 años de Toronto, se unió en 1959 y el resto de los miembros de lo que se convertiría en The Band se encontraron en el suroeste de Ontario en 1961-62: Rick Danko de Simcoe, Richard Manuel de Stratford y Garth Hudson de Londres. Finalmente dejaron Hawkins y decidieron buscar fortuna en los EE. UU., tocando en Nueva Jersey justo cuando Dylan necesitaba una banda confiable y cohesionada.

Martin “siempre fue muy solidario” y “levantó la bandera de los Hawks por todas partes”. [Grossman] oficina”, recordó Robertson en sus memorias de 2016, Testimonio.

‘Un creador de tendencias musicales y artísticas’

Con el impulso de Martin, así como del músico John Hammond Jr., los Hawks aparecieron en la mira del equipo de Dylan.

Los Hawks acompañaron a Dylan en una ruidosa gira mundial en 1966, que incluyó un concierto británico en el que un fan gritó “¡Judas!” al cantante. Pero los Hawks resistieron lo que Robertson describió más tarde como un bautismo de fuego.

Finalmente consiguieron un contrato discográfico y cambiaron su nombre a The Band en el momento de su álbum debut de 1968, embarcándose en una carrera que los llevaría al Salón de la Fama del Rock and Roll.

“Mary era un alma bastante perseverante. Siempre me empujaba a esos tipos, los Hawks”, le dijo Dylan a la revista Rolling Stone en 1969.

Dos mujeres de cabello blanco sonríen y se abrazan una al lado de la otra posando para una fotografía.
Martin, a la derecha, aparece el 2 de octubre de 2018 en el Salón de la Fama de la Música Country en Nashville con Emmylou Harris, cuya carrera en solitario ayudó a despegar en la década de 1970. (Jason Kempin/Getty Images/Salón de la Fama y Museo de la Música Country)

En ese momento, Martin ya llevaba unos tres años fuera de la oficina de Grossman y se había lanzado por su cuenta. En 1966, le había dicho a Macleans que había “unos seis o siete” artistas canadienses a los que quería ayudar a salir de las fronteras del país.

Uno de ellos era un aclamado poeta que buscaba establecer una carrera como artista discográfico: Leonard Cohen.

Martin organizaría un encuentro entre el nativo de Montreal y la cantante Judy Collins.

“Mary había estado hablando de Leonard durante años”, contó Collins en sus memorias de 2011, Dulce Judy Ojos Azules“Le creí cuando me dijo que Leonard tenía talento”.

Collins ayudaría a generar entusiasmo por las canciones de Cohen al lanzar una versión de su ahora legendaria canción. Susanaasí como otra canción, en un álbum que salió un año antes del álbum debut de Cohen.

“Mary fue una buena amiga para todos nosotros, una creadora de tendencias musicales y artísticas”, escribió Collins en su autobiografía.

Martin luego trabajaría en puestos en Warner Music y Mercury Records Nashville, entre otras compañías discográficas.

La superestrella australiana Urban le dijo al Tennessean en 2005 que siempre recordaba una nota de aliento de Martin al principio de su carrera.

“De todas las personas a las que les vendí mi música en Estados Unidos, ella fue la única que me respondió”, dijo. “Pensé mucho en esa carta durante los años siguientes. Para mí significaba: ‘Mantente firme y ten paciencia'”.

Martin ganaría su Grammy por su participación en la producción ejecutiva del álbum tributo a Hank Williams de 2002. Eternoen el que participaron artistas que iban desde Jack White, Beck y Sheryl Crow hasta su viejo conocido, Dylan.

El Salón de la Fama de la Música Country no dio a conocer la causa de su muerte en su declaración, donde afirmó que Martin murió el 4 de julio.

“Cuando me metí en el negocio, la gente decía que era demasiado joven”, dijo Martin al diario Los Angeles Times en 2002. “Bueno, yo sabía que mis instintos eran buenos y que me apasionaba la música”.



Source link